Viajes

Tetuán, la paloma blanca

Tetuán, conocida como «La Paloma Blanca» es una de las paradas obligatorias en el norte de Marruecos. La ciudad se sitúa al norte y en las proximidades del mar mediterráneo, a 60km al sureste de Tánger.

Es considerada como la ciudad de Marruecos más andaluza que podemos encontrar.

Su medina (declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO), por su arquitectura y arte, es testigo de las fuertes influencias andaluzas que ha sufrido, hasta el punto de que la ciudad es conocida todavía hoy como «la hija de Granada «, «la Blanca Paloma » o «la pequeña Jerusalén «.

Tetuán no tiene nada que ver con el resto de ciudades, es un destino infravalorado y de los más bonitos de Marruecos, dónde no se vive ni se respira el agobio entre sus calles arrebatado de turistas, pasear por sus calles es disfrutar de una bonita panorámica que deja buenas sensaciones y ganas de volverla a visitar.

Sus casas y palacios nos trasladan a la arquitectura típica andaluza, donde predominan los colores blanquecinos y claros, con jardines y florales típicos del sur.

Es curioso de ver el contraste de una ciudad marroquí, donde podemos observar rasgos típicos españoles entre una ciudad musulmana, de hecho la mayoría de tetuanís hablan el Castellano por la época colonial y por la cercanía de la ciudad a España.

Una conjugación perfecta de sabores, colores, costumbres, gentes y cultura que no hacen que la ciudad de Tetuán pase desapercibido para quien la visita.

¿Qué ver en Tetuán?

tetuan marruecos

Esta ciudad es pequeña y puedes recorrértela en uno o dos días, perderte entre sus laberínticas calles, disfrutar de la gastronomía que la caracteriza y vivir una experiencia única.

Empezamos adentrándonos en La Medina de la Paloma Blanca, una medina a la que se puede acceder por una de las 7 puertas que la conforman (siendo estos pequeños huecos de los muros defensivos). Una de las más importantes recibe el nombre de BAB RUAH, situada junto al Palacio Real de Tetuán, una visita obligatoria en la ciudad.

Como casi todas las ciudades que conforman Marruecos, Tetuán también cuenta con un barrio judío, diferenciado del resto por sus calles rectas y sus casas blanquecinas con ventanas, siempre conservando las mismas pautas del resto de ciudades islámicas.

Si seguimos recorriendo la ciudad de Tetuán, llegamos a la Mezquita Luqash, una de las más importantes de la ciudad, donde se encuentra el Museo del Islam, un espacio interesante que te permite conocer la cultura religiosa más a fondo.

Merece la pena visitar los dos centros culturales instalados dentro de unas grandes casonas, estos centros son la Residencia Artística Tankart y Dar El Oddi.

La puerta más famosa de la ciudad es Bab Mkabar, una puerta que comunica la ciudad con el inmenso cementerio que ocupa casi todo el norte de la ciudad. Bab Mkabar es famosa porque en sus alrededores puedes visitar las Curtidurías de Tetuán.

Al principio de este artículo habrás leído que Tetuán es una de las ciudades que nos recuerdan a las ciudades andalusíes, pues bien, recorrer el Barrio del Ensanche es trasladarte a estos famosos barrios con arquitectura propiamente de estas ciudades del sur de España. Uno de los enclaves del barrio es la iglesia católica Nuestra Señora de las Victoria.

iglesia de tetuan nuestra señora de las vicrtorias

Iglesia de Nuestra Señora de las Victoria

Explora la costa de Tetuán

Marina Smir, tetuan

Marina Smir

La ciudad se encuentra cerca de un sinfín de pueblos pesqueros, puertos y complejos turísticos de playa que esperan ser explorados (Martil, Cabo Negro, Mdiq y Marina Smir).

Tamuda Bay es una urbanización de lujo con hoteles de cinco estrellas, centros de spa y playas doradas, mientras que la cercana Smir Laguna es un lugar de descanso para miles de aves migratorias.

El complejo playero de M’diq es popular entre los excursionistas por su paseo marítimo y sus excelentes restaurantes de marisco donde nos podemos pegar una buena comilona a buen precio.

En Cabo Negro, a parte de sus bonitas playas y lujosas urbanizaciones, se encuentra el Real Club de Golf de 18 hoyos.

Los turistas más aventureros también pueden practicar el jet-ski, el windsurf, la pesca de altura y el submarinismo, mientras que a los aficionados a la historia les encantará Martil, el puerto de Tetuán y una antigua guarida de piratas.

Alójate en un Riad

Tetuán cuenta con varios riads de lujo (casas tradicionales marroquíes con habitaciones construidas alrededor de un patio central abierto).

Dos de los mejores valorados son el Riad el Reducto y el Riad Blanco. El primero es un antiguo palacio árabe renovado en 1948 para convertirse en la residencia del Gran Visir de Tetuán; mientras que el segundo sirvió de consulado español en 1860 antes de transformarse posteriormente en un elegante lugar de celebración de bodas.

Estos riads, como la mayoría de los de Tetuán, combinan los mejores elementos de la decoración interior marroquí y andaluza, desde columnas, pilares y arcos exquisitamente tallados hasta ejemplos de azulejos y carpintería artesanal.

Riad El Reducto, Tetuán

Riad/Restaurante El Reducto

¿Qué comer en Tetuán?

Platos como el tagine de pescado de Tetuán y el tagine de cabra con higos caramelizados se elaboran con los productos locales más frescos y se sirven en un entorno que recuerda el singular patrimonio arquitectónico de la ciudad.

Otros platos que se pueden degustar en los restaurantes y cafés de la ciudad son la bastilla de pollo y los cuernos de gacela (finas medias lunas de hojaldre rellenas de pasta de almendra aromatizada con canela y agua de azahar).

No olvide probar la verdadera especialidad norteña, el Jben, un queso blanco cremoso envuelto en hojas de palmera.

Para los amantes del «Street food», no puedes perderte disfrutar de un buen bocadillo tetuaní: pan tradicional marroquí con carne de pollo o ternera, o kefta especiada, más verduras incluidas al gusto con patatas fritas en su interior ¡No es un bocadillo cualquiera!

Aprovecha al máximo la esencia que caracteriza a Tetuán: hay poco turismo y su visita es muy agradable, ya que sientes en cada rincón la vida típica del lugar.

Piérdete entre sus famosos barrios: Tranqt, Blad, Aaiun, Suica y Mellah (barrio judío) y encuentra por ti mism@ los enclaves históricos que te transporten al pasado.

Comments are closed.