Gastronomía

Pan marroquí, guía de tipos

La gastronomía marroquí es muy rica y diversa, con una sugerente mezcla de platos autóctonos y otros de procedencia de una gran variedad de cocinas, como la mediterránea, la africana o la sefardí. Por ello, el pan marroquí se presenta en multiples formas y sabores.

El estilo casero y familiar de sus elaboraciones hace que sus tradiciones pasen de generación a generación, conservando sus peculiares aromas y sabores. Todas estas cualidades se notan de modo notable en los diferentes tipos de pan existentes en Marruecos, una de las señas de identidad de su magnífica culinaria. 

A continuación te mostramos los principales tipo de pan que te ofrece la cocina marroquí. 

1. Pan tradicional – khobz

pan marroqui khobz

El Khobz es como se conoce al pan tradicional de Marruecos. Su forma es redonda y plana y se elabora con harina de trigo en hornos de arcilla artesanales, conocidos como innour, sirviendo de acompañante para buena parte de los platos típicos del país norteafricano. 

El origen del Khobz se remonta a tiempos de los sumerios, miles de años antes de nuestra era, y desde allí se extendió al Oriente Medio y al norte de África. 

El pan tradicional marroquí combina con casi todo y es habitual utilizarlo como sustituto de cubiertos, cucharas y tenedores, doblándolo sobre sí mismo para así agarrar los alimentos. También es una delicia al mojarlo con aceite de oliva o mermelada en los desayunos típicos marroquíes.

2. Batbout

batbout

El Batbout es un pan típico que sirve de acompañamiento en los menús y también como desayuno o merienda, untándolo con diversos productos como la miel, el queso o la mantequilla.

Se caracteriza por una textura esponjosa y por contar entre sus ingredientes con sémola, agua y levadura deshidratada o fresca. Tiene mucha similitud con el pan pita y su elaboración es muy rápida y sencilla, pudiendo utilizarse una sartén o una plancha. 

3. Msemen o Rghayef

msamen

Dos panes muy similares, de hecho suelen confundirse, aunque exista una diferencia en su elaboración: mientras el Msemen se prepara en una sartén, el Rghayef se fríe en una freidora, con lo que el sabor de cada uno es diferente. 

Su similitud es que ambos son elaborados con una base de harina de trigo y con escasa levadura, dando como resultado un pan plano que es muy popular en Marruecos.

Compuesto por varias capas, su aspecto es similar al de las filloas gallegas o los crepes. Su consumo es muy habitual durante el iftar del Ramadán, además de ser muy popular a la hora del té y como postre, servido con queso y miel. 

4. Harcha

harcha marroqui

La harcha es un panqueque o torta plana que se elabora a base de mantequilla, sémola y leche (también puede sustituirse el lácteo por agua). Es muy popular en los desayunos y las meriendas, especialmente acompañado de té de menta o café. 

Al igual que el Msemen, es muy habitual durante el Ramadán. 

5. Baghrir

baghrir

Se caracteriza por la esponjosidad de su masa y las cavidades de su superficie (por ello, recibe el nombre de crepe de los mil agujeros). Suele servirse caliente durante el desayuno, con aceite de oliva, miel o mantequilla. 

Su elaboración se realiza con harina de trigo, levadura, sal y agua caliente.

El pan marroquí, y sus muchas variedades, es un motivo más para acercarse y descubrir los incontables tesoros culinarios con los que cuenta la cocina marroquí.

Ya sea como acompañamiento, como desayuno o como merienda, los distintos tipos de pan de Marruecos enriquecen cualquier degustación de los manjares propios del país magrebí. 

Comments are closed.