Viajes

Las 8 ciudades más bonitas de Marruecos

Hay muchas ciudades bonitas en Marruecos, ciudades ricas en cultura e historia, imperiales como Fez, Meknes, Rabat y Marrakech, el país cuenta con varios desiertos, bosques, montañas majestuosas y bañado con dos mares; el mar Mediterráneo y el océano Atlántico.

En este artículo os presentamos las que a nuestro juicio son las 8 ciudades bonitas de Marruecos.

(1) MARRAKECH

marrakech ciudad más bonita de marruecos

Empezamos con el principal destino turístico de Marruecos: Marrakech, conocida también como la ciudad roja, una perla pulida por la historia que siempre ha recibido a sus huéspedes con los brazos abiertos. Con sus innumerables mercados, jardines, palacios y mezquitas, no deja a nadie indiferente.

Marrakech es la personificación de Marruecos. Situada entre las áridas estribaciones y los picos nevados del Atlas, un caleidoscopio de colores, aromas y sonidos. Altos minaretes y palmeras dominan el horizonte, mientras que las brillantes murallas ocres protegen la medina de la ciudad, llena de bulliciosos zocos, callejones laberínticos y puestos de comida callejera.

En el corazón de la medina se encuentra la Djemaa El Fna, la plaza principal de Marrakech, donde los visitantes encontrarán una gran actividad desde el amanecer hasta la noche. Se pueden encontrar encantadores de serpientes, bailarines, artistas y una serie de delicias locales como bocadillos de cabeza de oveja e hígado.

Otros lugares de interés en Marrakech son la llamativa mezquita de la Koutoubia, rodeada de jardines de rosas y naranjos, el regio Palacio de la Bahía, repleto de encantadoras habitaciones, techos con mosaicos y tallas ornamentales, y los famosos Jardines de Majorelle, que ofrecen un oasis de la ciudad e incluyen plantas exóticas y fuentes de color azul cobalto.

Recomendamos alojarse en un riad tradicional durante su estancia en Marrakech. Los riads, a menudo escondidos en estrechos callejones y construidos en estilo morisco tradicional, ofrecen un remanso de tranquilidad y proporcionan una visión única y genuina de la vida marroquí.

(2) TÁNGER

tanger ciudad

Tánger, conocida en el mundo Árabe como «la novia del norte», situada entre el Mediterráneo y el Atlántico, a tan solo 14km del Estrecho de Gibraltar, ha sido una puerta de entrada entre África y Europa desde los tiempos de los fenicios. Una ciudad donde durante siglos han convivido en armonía comunidades musulmanas, judías y cristianas.

La medina, encalada en la ladera de la colina, alberga el palacio del sultán construido en el siglo XVII, el Dar el Makhzen, que ahora alberga un excelente museo de obras de arte de todo Marruecos. La medina también está salpicada de numerosos cafés, boutiques y galerías que contribuyen a crear un Tánger cosmopolita.

También hay un par de lugares de interés fuera de la ciudad que merecen una visita, como el Cabo Malabata, un hermoso cabo con un faro y fantásticas vistas del Estrecho de Gibraltar, y las intrigantes Cuevas de Hércules, donde, según la mitología, durmió el dios romano Hércules.

Tánger es una de esas ciudades en las que, nada más aterrizar, uno se siente como si estuviera en otro mundo. Su autenticidad ha inspirado a todo tipo de artistas en sus obras, como el famoso escritor estadounidense Paul Bowles o el pintor francés Henri Matisse.

(3) RABAT

rabat

Situada en la costa atlántica, a orillas del caudaloso río Bou Regreg, la encantadora capital de Marruecos, Rabat, está llena de encanto y carácter.

La ciudad cuenta con playas, bulevares bordeados de palmeras, cafés cosmopolitas y una kasbah de cuento de hadas del siglo XII que domina el agua resplandeciente. La arquitectura de Rabat refleja la herencia colonial francesa e islámica del país, y puede verse en las diferentes zonas de la ciudad, como la elegante ville nouvelle y la atractiva medina amurallada y el casco antiguo.

Un viaje a Rabat no está completo sin una visita a la evocadora Kasbah de los Udayas. Encaramada sobre el océano, esta fortaleza real de la época beréber está salpicada de casas azules y blancas, bonitos jardines andaluces y encantadoras galerías de arte.

Otros puntos destacados de la ciudad son la emblemática Torre Hassan, un minarete inacabado del siglo XII que domina el horizonte de Rabat, las ruinas romanas y los pintorescos jardines de Chellah y el ornamentado Mausoleo de Mohamed V.

La capital de Marruecos Rabat, es donde lo histórico convive con lo moderno. Visitar la medina es algo que no puede faltar en ninguna lista de cosas que hacer en la ciudad. Es, con diferencia, es el mejor lugar para conseguir recuerdos tradicionales y sentir realmente el corazón de esta ciudad.

Afortunadamente, Rabat permite a los visitantes experimenten Marruecos de forma más relajada, con calles más anchas y un ambiente menos bullicioso.

(4) CHEFCHAOUEN

Chefchaouen, también conocida como la ciudad azul de Marruecos, es sin ninguna duda, una de las ciudades más bonitas de Marruecos, con calles y casas teñidas de color azul, situada en medio de las majestuosas montañas del Rif. Una ciudad tan rica en historia como en belleza.

Conocida por sus casas de color azul claro, ventanas decoradas con coloridas cestas colgantes y puertas con cerradura de mano de fátima, esta singular y bonita ciudad se está convirtiendo rápidamente en uno de los destinos más solicitados de Marruecos.

Mientras la ciudad cae en cascada por la ladera de la montaña, es fácil perderse admirando la arquitectura y entrando y saliendo de los encantadores cafés para disfrutar de un fresco té a la menta. Fundada en el siglo XV, la antigua medina ofrece una maravillosa mezcla de arquitectura andaluza e islámica.

Otras atracciones de la ciudad son la cascada de Ras El Maa, situada a las afueras de la ciudad, y el Museo Etnográfico de Chefchaouen, que alberga arte popular, artesanía local y trajes regionales.

(5) ESSAOUIRA

essaouira

A tan sólo 174 km de Marrakech, la ciudad de Essaouira se ha convertido en uno de los lugares favoritos de los turistas en Marruecos. Su medina, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, el islote de Mogador, su puerto del siglo XVIII y sus playas hacen de este lugar un destino que se merece una buena visita.

Situada en la costa occidental de Marruecos, «la ciudad del viento», es una pintoresca ciudad costera que ha conservado con el tiempo muy bien su carácter y cultura tradicional.

La ciudad portuaria atlántica de Essaouira es de las ciudades más bonitas de Marruecos, destaca tanto por su bullicioso puerto, salpicado de coloridas embarcaciones de pesca de madera, como por su encantadora medina, protegida por murallas del siglo XVIII. Dentro de la medina se encuentran zocos seductores, avenidas bordeadas de palmeras y casas encaladas.

Es un destino muy popular en primavera y otoño, donde los visitantes pueden pasear por las callejuelas perfumadas de especias, hacer trueque por la artesanía local y visitar las numerosas galerías de arte y boutiques. La playa de Essaouira, en forma de media luna, es un lugar muy popular para practicar el windsurf y el kitesurf, debido al fuerte viento, que atrae a participantes locales e internacionales.

(6) OUARZAZATE

ouarzazate, de las ciudades más bonitas de marruecos

Situada en el sur del Alto Atlas marroquí, a 200 kilómetros de Marrakech. Ouarzazate es la puerta de entrada a los exuberantes palmerales del valle del Draa y a las imponentes dunas del desierto del Sahara. Históricamente, Ouarzazate actuaba como punto de paso para los comerciantes africanos, pero en la década de 1920 se convirtió en una extensa ciudad de guarnición para supervisar los intereses coloniales de Francia.

Tras la salida del protectorado francés en la década de 1950, el negocio del cine floreció en Ouarzazate, dándole el nombre de «Oaullywood» debido a los exóticos escenarios que ofrecía, como la antigua Roma, Egipto y el Tíbet. Algunas de las películas más importantes rodadas en Ouarzazate son Lawrence de Arabia, La Momia y Gladiator.

La ciudad en sí cuenta con bulevares bordeados de palmeras y edificios con aspecto de fortaleza, pero la verdadera estrella del espectáculo es la inmensa Kasbah de Taourirt, que alberga un palacio del siglo XIX y ofrece fabulosas vistas sobre el escarpado paisaje.

(7) AGADIR

agadir, una de las ciudades más bonitas de marruecos

Tras el devastador terremoto de 1960, la ciudad costera de Agadir se reconstruyó por completo y ahora es el principal destino de sol, arena y mar del país, que atrae a miles de visitantes cada año.

Con 300 días de sol al año y un mar tranquilo, Agadir atrae sobre todo a los turistas de todo incluido, pero es un destino estupendo que puede añadirse a cualquier itinerario de los viajeros independientes. El mayor atractivo de la ciudad es el puerto marítimo, salpicado de yates, encantadores cafés y vibrantes bares que conducen a la amplia playa de media luna.

También merece la pena visitar el Memoire d’Agadir, un apacible jardín repleto de planos y cactus, en el que se exponen fotos y recortes de periódicos que documentan la historia de la ciudad, centrándose en el terremoto.

Agadir es la estación balnearia más grande del país. A parte de la gran variedad de playas de arena dorada fina, puerto deportivo y zocos laberínticos, podemos relajarnos en los mejores hammams y spas.

(8) FEZ

fez marruecos

Situada en las montañas del Atlas Medio, la antigua ciudad imperial de Fez fue la capital de Marruecos hasta 1925, una ciudad imperial conocida por sus encantos culturales e históricos.

En su época de mayor esplendor, Fez atraía a filósofos, eruditos, astrónomos y teólogos que estudiaban en la Universidad de al-Qarawiyyin, la universidad más antigua del mundo, y disfrutaban de los grandes riads que los artesanos locales construían y comprando las mejores mercancías de las rutas comerciales subsaharianas.

Hoy en día, la ciudad es un tesoro de mezquitas, palacios y fuentes, algunas de las cuales son las más bonitas de Marruecos. En Fez también se encuentra la mundialmente conocida Medina de Fez el-Bali, un lugar inscrito en la lista de la UNESCO, salpicado de intrincadas callejuelas llenas de mercaderes que venden especias aromáticas, azulejos ornamentados, zapatos de colores y alfombras tradicionales.

Entre las cosas que hacer en Fez, podemos perdernos por sus callejuelas, visitar el barrio judío y la Curtiduría Chouwara, así como disfrutar de sus deliciosos dulces marroquíes que podemos encontrar en puestos callejeros o pastelerías.

Hay muchas más ciudades bonitas de Marruecos que merecen una visita, ciudades como Casablanca, Tetuán, Alhucemas, Meknés, Beni Mellal, Ifrane y muchas más.

Comments are closed.