Viajes

Cascadas de Ouzoud, naturaleza en estado puro

Las cascadas de Ouzoud son uno de los grandes atractivos paisajísticos en las cercanías de Beni Mellal o Marrakech. Muchos de los turistas que visitan la Ciudad Roja, que es uno de los nombres populares de esta ciudad de Marruecos, por el color rojizo de sus edificios, deciden no quedarse únicamente en el territorio más urbano.

Este singular espacio está situado a poco menos de tres horas de Marrakech, pero está localizado más próximo a Azilal, a poco menos de 40 minutos. Es importante no confundir Azilal con Asilah. La primera es una elevada ciudad en las montañas del Atlas, mientras que la segunda se encuentra en la costa norte atlántica del país.

¿Qué son las cascadas de Ouzoud?

Las Cascadas de Ouzoud conforman el salto de agua más elevado de Marruecos, con 110 metros de altura. El agua cae a través de siete cascadas. La más accesible está situada en las inmediaciones del pueblo de Tanaghmeilt.

El nombre de las cascadas hace referencia a una palabra beréber que significa olivo, y hace referencia a los olivos cercanos que ofrecen sombra en el camino hasta llegar a la zona inferior del enclave. Arriba, en la cima de los saltos de agua se conservan unos molinos que siguen en funcionamiento.

Las cascadas de Ouzoud son el lugar más visitado en toda esta región y uno de los atractivos naturales y paisajísticos más conocidos en todo Marruecos. Están declaradas como Patrimonio Cultural a nivel nacional.

¿Qué hacer en las cascadas de Ouzoud?

El baño está permitido en el río y en las cascadas, luego esta ya es una actividad muy tentadora cuando aprieta el calor. Además, en el propio cauce del río varios restaurantes instalan mesas, de modo que puedes estar comiendo con los pies metidos en el agua.

Toda esta zona, que es de gran belleza y valor natural, está inundada de restaurantes y comercios. Es un área muy masificada turísticamente pero donde se mantiene mucho respeto por la naturaleza.

Además del baño y disfrutar de las vistas, otra posibilidad es realizar una ruta por las cascadas. El itinerario comienza junto al pueblo de Tanaghmeilt, con sus características casas de adobe. El sendero es muy transitable y está bien indicado, basta con seguir el curso del río.

El tiempo total para llegar a las cascadas es de unos 20 minutos, aunque puede ser más debido a los numerosos vendedores ambulantes y los puestos de souvenirs que encontrarás por el camino. En un momento del camino, la ruta aumenta su nivel de dificultad, debiendo ascender más de 500 escalones para llegar a la parte baja de las cascadas.

En toda esta zona habitan macacos salvajes que están plenamente habituados a la presencia humana. Una vez en la zona baja de las cascadas se inicia otra ruta hasta la séptima caída de agua. Esta sí ofrece más dificultad, pues obliga a usar calzado de montaña y caminar durante unas dos horas ida y vuelta.

¿Cómo llegar?

El punto de partida de muchos visitantes de las cascadas es Marrakech. Una visita desde esta ciudad no es posible en menos de dos horas y media, aunque se acerca más a las tres horas. Las carreteras son estrechas, con pocas indicaciones y un tanto peligrosas.

Una opción segura de conocer este enclave es contratando una empresa especializada en excursiones o bien solicitando los servicios de un taxista local. Ya en Tanaghmeilt, no pararán los ofrecimientos para contratar un guía local, aunque realmente no es necesario pues el camino está bien señalizado.

Las cascadas de Ouzoud son el salto de agua más grande en todo Marruecos. Es una visita imprescindible para quienes pasan por Marrakech. No eclipsa a la ciudad y permite disfrutar del encanto natural que ofrece el Atlas. Un lugar que merece la pena conocer.

Comments are closed.